Todo sobre testamentos, herencias y sucesiones
Belén Roldán (ACNUR): “Nuestro trabajo diario se dirige a cerca de 55 millones de refugiados y desplazados que necesitan nuestra ayuda ahora”

Belén Roldán (ACNUR): “Nuestro trabajo diario se dirige a cerca de 55 millones de refugiados y desplazados que necesitan nuestra ayuda ahora”

Belén Roldán es responsable de Herencias y legados en el Comité español de ACNUR, focaliza su labor en la relación personalizada con grandes donantes individuales, que incluye a los legatarios. Cuenta con más de 6 años de experiencia dentro del sector de la captación de fondos para el sector de las organizaciones no gubernamentales. Belén, originaria de Barcelona, se ha incorporado en 2015 al equipo del Comité español de ACNUR en la oficina de Madrid para trabajar por los derechos y la protección de los refugiados y desplazados.

Belén Roldán ACNUR - Testamento solidario

Con ella queremos conocer de primera mano cómo influyen los legados solidarios en su organización, así como profundizar en el complejo esfuerzo de ACNUR en la defensa de los derechos de los refugiados, desplazados, apátridas y otras víctimas de la persecución y los conflictos alrededor del mundo.

1. Hace algunos meses realizasteis el acuerdo de colaboración con Testamenta para fomentar el legado solidario en favor de ACNUR. ¿Qué supone para ACNUR esta relación con Testamenta? ¿Qué os está aportando?

-Llevamos recibiendo legados solidarios desde hace unos 5 ó 6 años, pero era un tema que tratábamos de forma reactiva, sin una estrategia definida y sin un presupuesto destinado a esta área para poder avanzar. Este año 2014 es el primer año en el que en el Comité español de ACNUR ha habido una apuesta definitiva. Hemos realizado una inversión presupuestaria para poner en marcha una campaña de comunicación para dar a conocer la posibilidad de realizar un testamento solidario en favor de los refugiados.

En el caso de Testamenta, para nosotros supone un canal adicional para dar soporte a nuestra estrategia y que nos permite dar a conocer esta posibilidad entre todas aquellas personas que tienen voluntad de hacer testamento. Testamenta ofrece un canal ágil y dinámico basado 100 por 100 en las nuevas tecnologías, algo que resulta muy interesante.

Como añadido, Testamenta también supone una apuesta de futuro para nosotros, porque los segmentos de edad que se están planteando hacer un legado, cada vez se acercan más a un potencial legatario que utilice un entorno digital para hacer efectiva su aportación. Por ello, Testamenta constituye un canal adicional que añade mucho valor en este sentido.

2. ¿Qué porcentaje de vuestras aportaciones suponen ahora mismo las herencias y los legados solidarios para ACNUR?
-Un porcentaje muy reducido. Para que os hagáis una idea, en 2013, captamos 56.000 euros en forma de legado solidario. En los últimos años siempre han sido cantidades entre los 30.000 y los 60.000 euros. Obviamente, al no haber comunicando anteriormente prácticamente nada acerca de esta posibilidad a nuestros potenciales legatarios es difícil que éstos decidan dejarnos un legado solidario.

No obstante, tenemos previsiones optimistas para los próximos 4 años, porque esta opción de legar en favor de ACNUR ya es una posibilidad real que estamos comunicando cada vez más.

3. ¿Crees que las aportaciones en forma de legados solidarios pueden llegar a convertirse en una forma de captación de fondos relevante para una organización como ACNUR?
-Sin duda. Para ACNUR y para cualquier organización u ONG. El conocimiento sobre la posibilidad de incluir una ONG en el testamento ya es una realidad. Antes nos enfrentábamos al desconocimiento de la sociedad sobre este tema, pero hoy en día la gente ya está más familiarizada. Así que puede ser una línea de captación de fondos muy interesante.

También ayuda el hecho de que estamos saliendo de la crisis, e incluir a una ONG en el testamento permite a muchas personas donar pero no donar: esto es “te incluyo en mi testamento, pero no te tengo que donar ahora mismo, suplo mi donativo en vida para dártelo cuando ya no esté”. Este aspecto, bien explicado, tiene mucho potencial.

Otro apunte que me parece interesante reseñar es que la generación que más penetración tiene para realizar el testamento ahora mismo por edad son los “baby-boomers”, personas muy proclives a colaborar con ONG.

4. Nos gustaría preguntarte más con profundidad sobre el trabajo de ACNUR, una organización que trabaja por la protección internacional de los refugiados fruto de diferentes situaciones como guerras, conflictos, etc. Sin duda supone un reto de magnitud enorme y mundial. ¿Cómo lo hacéis para abarcar proyectos humanitarios en todo el mundo?
-ACNUR es una agencia de las Naciones Unidas y es la única agencia de la ONU que tiene un mandato internacional de protección de refugiados, desplazados y apátridas por persecuciones o conflictos, contemplado en el Estatuto de los Refugiados. ACNUR trabaja en más de 128 países del mundo en todos los contextos donde existen personas refugiadas, desplazas, apátridas, etc.

ACNUR generalmente es la primera organización que llega y la última que se va. Parte de la labor de ACNUR pasa por abrir los corredores humanitarios para que las demás ONG puedan trabajar sobre el terreno, sobre todo en contextos de conflictos de refugiados y desplazados internos. ACNUR es la única organización que puede negociar con los gobiernos y garantizar la seguridad para que las diferentes agencias y ONG puedan trabajar. Digamos que ACNUR es el gran coordinador de refugiados en casos de conflicto y catástrofes.

acnur

5. ¿Cómo hacéis para identificar una situación de emergencia en la que vuestro trabajo puede ser necesario? Dado que desafortunadamente hay muchos conflictos latentes y muchos que no cesan de estallar…
-Normalmente, donde hay un conflicto bélico que provoca un desplazamiento de personas, ACNUR es la primera organización que llega al terreno.

Esta situación tiene una cara y una cruz: la cara, es que ACNUR está presente en todos los lugares donde nuestra labor puede ser necesaria. La cruz, es que existen 43 millones de personas bajo nuestro amparo, 85% de ellas mujeres y niños. Son cerca de 55 millones de personas que dependen de ACNUR para sobrevivir. Como os podéis imaginar, esta cifra supone un enorme reto en tarea de captación de recursos y fondos para poder asistir a un número tan elevado de personas.

6. A menudo las consecuencias del desplazamiento de refugiados que dejan un país de manera forzosa hacia otro país u otro emplazamiento dentro del mismo país termina en un campo de refugiados. ¿Cómo es la situación de los campos de refugiados?
-ACNUR es la encargada de montar todos los campos de refugiados alrededor del mundo; es la responsable del proceso de encontrar el emplazamiento y levantar un campo de refugiados donde haya saneamiento, agua, refugios, etc. y facilitar protección internacional y ayuda humanitaria a las personas refugiadas y desplazadas. Lógicamente, no lo hacemos solos, es un trabajo en el que coordinamos a otras organizaciones como UNICEF, el PMA (programa mundial de alimentos), Médicos Sin Fronteras, Oxfam Intermón, etc. ACNUR se apoya en su experiencia para proporcionar la asistencia humanitaria que es obligada por su mandato. Al final, estamos trabajando mano a mano con más de 650 ONG y entidades humanitarias en todo el mundo. Esto obliga a tener que ser muy eficiente a la hora de gestionar los recursos.

No es una tarea fácil. Por ejemplo, el conflicto de Siria ha dejado como consecuencia más de 3.3 millones de refugiados que han cruzado la frontera hacia otros países adyacentes, mientras que otros 6,5 millones de personas han sido desplazadas forzosamente dentro de Siria por culpa de una guerra civil. Son movilizaciones masivas de miles de personas que nos obligan a trabajar de forma ardua junto con otras ONG en los campos de refugiados, con convoyes de ayuda humanitaria y en el reparto de alimentos.

Como os podéis imaginar, por la simple razón de cuál ha sido su origen, los campos de refugiados son entornos complejos: estallan brotes de violencia, se propagan enfermedades, existen niños con malnutrición, etc. ACNUR no siempre cuenta con todos los recursos para garantizar el saneamiento, el número de tiendas de campaña, la alimentación suficiente, etc.

ACNUR depende de la ayuda humanitaria de los gobiernos, las empresas y los particulares, para obtener los fondos que se necesitan para asistir a más de 43 millones de personas así que tenemos que hacer todo lo que se pueda con los recursos existentes. La realidad es que la falta de fondos en ocasiones no nos permite instalar tantas tiendas de campaña como quisiéramos, ni renovarlas con la frecuencia que quisiéramos, ni implementar todas las canalizaciones, etc.

7. ¿Cuáles son los focos principales del trabajo de ACNUR ahora mismo?
-En el Comité español de ACNUR enfatizamos mucho el trabajo en emergencias. En este momento existen tres focos de emergencia humanitaria principales: Irak, por el desplazamiento que se está viviendo como consecuencia del conflicto de Siria y del Estado Islámico (IS); República Democrática del Congo, Sudán del Sur y Chad, por la inminente situación de hambruna debido al recorte de fondos internacionales para proporcionar alimento y a los conflictos bélicos que continúan latentes; y Siria, como situación humanitaria deleznable, consecuencia de una guerra que dura ya casi 4 años.

8. Pese a que disponéis de una infraestructura y unos recursos que soportan vuestro trabajo, imaginamos que el trabajo de ACNUR no está exento de dificultades para cumplir sus objetivos. ¿Cuáles son las dificultades más graves, problemas o limitaciones que os encontráis para desarrollar vuestra actividad?
-Lo más difícil es dar a conocer la dimensión del problema de los refugiados. Estamos en una fase de reenfoque de la acción social y de la ayuda humanitaria. Nosotros no trabajamos sobre el terreno en España y es una dificultad añadida a la hora de dar a conocer esta realidad de millones de personas que lo han perdido absolutamente todo pero que están lejos, en Siria, Irak o Afganistán, por citar algunos.

Otra dificultad sin duda es la captación de fondos. En el contexto de crisis en el que vivimos, es evidente que las personas se piensan más a qué donar. Entonces, relacionado con el argumento anterior, la gente prefiere donar aquí.

En cuanto a dificultades sobre el terreno, los trabajadores de ACNUR viven en condiciones muy duras, junto con los refugiados, en zonas de conflicto, donde hay incursiones de bandas armadas. Es un contexto muy complicado y peligroso. Por no nombrar otras dificultades como inundaciones, desastres naturales, sequías, que son capaces de tirar por la borda todo lo avanzado en un proyecto.

9. ¿Cuál dirías que es el mayor reto que tenéis en materia de defensa y lucha de los derechos y el bienestar de los refugiados?
-El gran reto que afrontamos es crecer en número de socios, personas con las que podamos contar recurrentemente, que nos brinden su apoyo y su confianza. Aunque sean cantidades pequeñas pero de forma periódica, eso nos permite tener sostenibilidad para implementar los proyectos.

También otro reto es crecer en los diferentes canales de ayuda que ofrecemos: el ámbito de los legados solidarios. El principal hándicap es que el problema crece más rápido que nosotros. En un año, la cifra de refugiados a nivel mundial ha aumentado de 35.2 millones de personas a 43 millones. ACNUR se enfrenta a un problema de magnitud enorme. Si el incremento de socios y fondos fuera directamente proporcional, llegaríamos a más personas. Es tan sencillo como si una empresa, una fundación o un particular deciden donarnos 6.000 euros para la construcción de una escuela, si los tenemos se construye, si no, no se hace.

Nuestro trabajo se dirige a 43 millones de personas que necesitan ayuda ahora. Ya sea porque se han quedado atrapadas dentro de una guerra, porque han sido perseguidas por culpa de su religión, raza, orientación sexual, etc., nuestro trabajo es que esas personas tengan una vida mínimamente digna como refugiados y hacer lo posible para que puedan retornar a su lugar de origen algún día o buscar su integración en un tercer país o en el país de refugio para que puedan reconstruir su vida.

Nuestra labor consta de tres fases de trabajo: la de emergencia, la de estabilización (ayuda humanitaria registro, alimentación, acceso a sanidad, educación…); y el retorno al país de origen o el reasentamiento en otro país de acogida. Lo más curioso es que aproximadamente el 90% de los refugiados no quieren venir a Europa, por ejemplo, quieren quedarse cerca de su casa para volver cuando puedan. La mayor parte de los refugiados se encuentran en países limítrofes con su país de origen con la esperanza de poder volver algún día.

10. Leíamos en un informe vuestro que “las tendencias sociales y económicas mundiales indican que el desplazamiento seguirá aumentando en la próxima década”. ¿Hay algún atisbo de esperanza en este sentido?
-Yo creo que sí. Hay que pensar qué ocurriría con 43 millones de personas desarraigadas en su hogar si no estuviera ACNUR. Gracias a nuestro trabajo les brindamos protección internacional, les reconocemos, les devolvemos su identidad…. ACNUR es quién durante todo ese proceso les facilita ayuda para afrontar la realidad que les ha tocado vivir de una forma digna, incluso les facilita herramientas para volver a reconstruir su vida y, una vez que termina esa fase de refugiado, les ayuda a retornar a sus países d origen. En muchos casos, en mejor situación que cuando tuvieron que irse de sus casas.

Desafortunadamente, suena duro pero es así: los desplazamientos de personas se seguirán produciendo, las guerras seguirán ocurriendo, pero hemos de ser positivos para justificar y mantener la existencia de agencias como ACNUR. Sin ACNUR, el mundo estaría muchísimo peor.

11. Finalmente, dinos 3 razones por las cuales crees que le gente debería legar en favor de ACNUR.
-Porque una persona que lega a favor de ACNUR está participando en la reconstrucción de vidas para un futuro mejor. No está haciendo simplemente un donativo, está garantizando que millones de personas puedan reconstruir su vida.

Porque es la donación más solidaria que se puede hacer. Una persona que ha perdido su vida completa, podría tener la protección y la oportunidad que necesita si se lega a favor de a ACNUR. .

Por último, es importante subrayar que lo que una persona legue en favor de ACNUR se va a utilizar de acuerdo con sus deseos y su voluntad, resolviendo problemas reales.

Desde Testamenta, queremos agradecer a Belén Roldán y a ACNUR por la oportunidad de acercarnos a su magnífica labor con esta problemática mundial y esperamos que esta entrevista sirva para concienciar de la relevancia de realizar un testamento solidario en favor de esta ONG.

[Total:2    Promedio:5/5]
Banner Middle Post

About The Author

Carlos Sanmartín

Interesado en derecho sucesorio, testamentos, herencias, sucesiones seguros, ONGs y mucho más.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Banner Final Post