Todo sobre testamentos, herencias y sucesiones
¿Sabías que una persona incapacitada no puede hacer testamento?

¿Sabías que una persona incapacitada no puede hacer testamento?

El testamento es el documento en que un finado expresa cómo quiere que se hereden sus bienes. Ahora bien, para que este tenga plena vigencia ha de cumplir con dos condiciones. La primera, que no incumpla los preceptos del Derecho Civil de su territorio. La segunda, que la persona no esté incapacitada. Hay que recordar que un testamento que no cumpla estas condiciones será nulo de pleno derecho. Esto significa que, aunque haya sido validado por un notario, puede impugnarse.

El concepto de incapacidad jurídica tiene varias vertientes. El artículo 200 del Código Civil hace referencia a las personas afectadas por enfermedades o deficiencias psíquicas y físicas. Otro caso distinto sería el de un menor de edad no emancipado, que no tiene capacidad legal para otorgar testamento. También pude darse el caso de un incapacitado por sentencia judicial.

La incapacidad legal para hacer testamento

Una persona incapacitada se entiende que, o no tiene el suficiente raciocinio para decidir, o no puede hacer valer su voluntad. Este punto es fundamental porque en el derecho romano ya se incluía este supuesto. Por regla general, y si no hay sentencia expresa en sentido contrario, un mayor de edad puede, en principio, otorgar testamento. Eso sí, hay un conjunto de supuestos en los que, aun con la capacidad normal, un funcionario público puede negarse. Por otra parte, y si hay pruebas fehacientes (informes médicos) de la incapacidad de la persona antes de otorgarlo, también se podría impugnar. En cualquier caso, aquí se juega en una frontera muy fina.

Lo que sucede es que, en algunos casos, la persona puede no haber sido incapacitada pero no estar en pleno uso de sus facultades mentales. Esto sucede con cierta frecuencia en personas dementes o con algún trastorno mental transitorio o no diagnosticado por un facultativo. En este supuesto, tampoco podría otorgar testamento aunque no estuviera incapacitada, pero la responsabilidad se transfiere al notario. Ahora bien, tendrá que ser el notario el que, ante cualquier indicio, compruebe esta cuestión. Si tiene la más mínima duda de la plena capacidad de obrar de la persona, ha de negarse a validar el testamento porque estaría cometiendo un delito de falsedad documental. En los últimos años, se ha redoblado el control sobre esta circunstancia para prevenir el fraude.

testamento

Cuál es el procedimiento

El procedimiento habitual es poner en conocimiento de las autoridades la situación de la persona. Para ello, hay que presentar en el juzgado una demanda de incapacitación. Será el juez el que establezca si la persona es incapacitada o no, y solo mediante sentencia firme, según lo que dice el artículo 199 del Código Civil. No obstante, se pueden tomar medidas cautelares en aras del interés de la persona. Hay que presentar informes médicos y psicológicos en el escrito inicial que motiven la demanda. Esto no excluye que, durante la instrucción del caso, se pidan opiniones periciales complementarias.

Lo normal es que sean los familiares los que inicien el procedimiento, según lo dispuesto en el artículo 756 del Código Civil. No obstante, también puede partir del Ministerio Fiscal o de algún profesional que considere necesaria la incapacitación. Aunque no es muy habitual, una persona que esté en un principio de demencia también la podría solicitar. En este caso, se podrían acelerar los plazos.

El documento de la demanda, además de los informes médicos, ha de incluir nombre completo y DNI de la persona demandada, certificado de empadronamiento, partida de nacimiento, patrimonio y bienes y, en su caso, los datos personales de quien se haría responsable.

testamento

La figura del tutor y del curador

La inmensa mayoría de incapacidades son por problemas y trastornos mentales o adicciones. En el caso de incapacidad total, el juez nombrará un tutor que será el responsable de gestionar el patrimonio de la persona. Este tutor puede ser nombrado por la propia persona si es esta la que inicia el proceso. En este momento, el incapacitado pierde su plena capacidad de obrar. Cualquier testamento que se otorgue en este periodo es nulo de pleno derecho. Las dos figuras tienen como objetivo proteger a la persona incapacitada.

 

Ahora bien, existe otro supuesto a valorar, que es cuando la incapacidad se puede revertir y ser temporal. En estos casos, la capacidad de testar se pierde durante el periodo de incapacitación judicial, pero se podría recuperar posteriormente. Durante este tiempo, la figura que se nombra es la del curador. Este supuesto se da cuando la persona sufre adicciones (alcohol, drogas, juego) o trastornos físicos o mentales, pero se entiende que puede recuperarse.

En ambos casos, el uso del patrimonio de la persona incapacitada va a estar fiscalizado por el juez. De manera que no se podrá disponer del mismo si no es por causa motivada y adjuntando las facturas correspondientes. Si la persona no ha hecho testamento, solo se podrá proceder a la venta de los bienes cuando este fallezca y basándonos en las normas del Derecho Civil.

¿Cómo evitar situaciones embarazosas?

En ocasiones, es inevitable pasar por esta situación por el bien de las personas queridas, pero sí hay medidas preventivas. La primera es que, cuanto antes, la persona haga testamento. La segunda es  que, si ve algún peligro próximo, deje por escrito quién quiere que se encargue de la tutela. Otra opción es la de otorgar un poder mutuo a tu cónyuge cuando estás en plenitud de facultades, de manera que le evitarás problemas para mover bienes. Si tienes en cuenta estos aspectos antes, te puedes ahorrar muchos disgustos.

testamento

Conclusión

La incapacidad jurídica afecta al derecho a testar. Es conveniente, por lo tanto, que tengas clara esta cuestión si deseas dejar las cosas bien atadas. Tus seres queridos te lo agradecerán y les ahorrarás muchos engorros. En caso de ser heredero, tendrás que comprobar que no se otorgase testamento durante un periodo de incapacidad. Aunque esto sucede raramente, es posible que el notario hiciese constar esta cuestión aunque no hubiese dolo por su parte. Por todos estos motivos, y por seguridad jurídica, te recomendamos que aclares esta cuestión. Recuerda que nosotros te permitimos hacer testamento online con todas las garantías.

[Total:0    Promedio:0/5]

Banner Middle Post

Sobre el autor

Testamenta - Testamentos en un Click

Equipo de abogados de Testamenta para el blog del testamento herencias y sucesiones. Si quieres hacer el testamento online visita www.testamenta.es

Posts relacionados

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Banner Final Post