Todo sobre testamentos, herencias y sucesiones
Pasos a seguir para hacer la declaración de herederos

En este nuevo artículo de Testamenta vamos a tratar en mayor profundidad la declaración de herederos. Se trata de un proceso que se hace imprescindible para que se produzca la sucesión en caso de que no haya testamento de por medio. Es decir, es el único modo de recibir los bienes de la herencia cuando el fallecido no ha designado el mismo a sus herederos.

El interés legítimo en la declaración de herederos

¿Consultaste nuestro post ¿Cómo puedo reclamar una herencia sin testamento?. En él explicamos cómo podemos solicitar la apertura de este proceso de declaración de herederos. Lo que hace falta, en primer lugar, es un interés legítimo para ello. Este interés legítimo lo estimará en cada caso el notario. En caso de que vaya por vía judicial, el juez de turno. No obstante, se entiende que tendrán siempre intereses legítimos aquellos a los que les una un vínculo sanguíneo o afectivo más próximo. Por ejemplo, los familiares en línea recta descendiente o ascendiente, o los cónyuges en su caso. Solo en defecto de los anteriores se considerarían los parientes colaterales (hermanos, sobrinos, etc). También se admitirá interés legítimo en los casos en los que se pruebe la existencia de pareja de hecho.

El primer paso, por tanto, para abrir la declaración de herederos es probar ante notario la existencia de este interés legítimo. Es decir, aportar nuestros documentos de identidad. También aquellos otros que fueran necesarios para probar la relación sanguínea, matrimonial o afectiva que existiera entre nosotros y el fallecido. Puede ser necesario aportar el libro de familia o el certificado de nacimiento. E incluso, en su caso, la declaración de paternidad o maternidad pertinentes. Además, será necesaria siempre la presencia de dos testigos que declaren su conformidad con los hechos que allí se acreditan.

 

Con todo ello, ya podríamos continuar hacia la siguiente fase. En ella tendremos que aportar sobre todo los documentos relativos a la identidad, la defunción y las últimas voluntades del fallecido.

Identificación y certificado de defunción del fallecido

Este sería nuestro segundo paso para completar con éxito la declaración de herederos. Consiste, básicamente, en identificar quién era el fallecido y en qué momento se produjo la muerte del mismo.

En primer lugar, tendremos que proporcionar los datos siguientes: lugar de nacimiento, lugar de residencia, nombre completo, DNI y estado civil al momento del fallecimiento. Todos estos documentos son relevantes a la hora de determinar la ley aplicable por la que se regirá después toda la sucesión. No tenemos que olvidar que, en España, la normativa civil en esta materia puede cambiar. ¿Por qué motivo? Dependiendo de la vecindad civil del fallecido al momento de su muerte. También será debidamente tenido en cuenta el régimen matrimonial correspondiente, en el caso de que estuviera casado.

El siguiente paso será aportar el certificado de defunción del causante. Sin dicho certificado oficial, no se puede tramitar ninguna herencia ni declaración de herederos. Por tanto, es de vital importancia obtenerlo. Este documento se solicita en el Registro Civil correspondiente al lugar de fallecimiento del causante. O, en su lugar, a través de cualquier otro registro del Estado, pero ateniéndose a la posible tardanza y lentitud burocrática. Lo más directo, sin duda, es acudir al registro correspondiente. No obstante, también se puede solicitar por correo  al registro correspondiente, pero también va a conllevar ciertas demoras en la entrega. En principio, podrá solicitarlo cualquiera que tenga interés legítimo y pruebe su parentesco con el difunto.

El certificado de últimas voluntades

Se trata del siguiente paso que tendrás que dar en tu camino hacia la declaración de herederos. En este caso, lo que se persigue es encontrar la prueba que permita determinar la inexistencia de un testamento previo al fallecimiento del causante. Si existiera tal documento habría que atenerse a lo dispuesto en el mismo. No correspondería, en este caso, la apertura de una sucesión ab intestato. Ni tampoco su correspondiente declaración de herederos.

declaración de herederos

¿Cuándo puede pedirse este certificado? Únicamente, pasado el plazo de 15 días a contar desde el fallecimiento del causante. Para ello, lo más rápido será que te dirijas a la Gerencia del Ministerio de Justicia de tu lugar de residencia y lo solicites personalmente. Allí, tendrás que presentar, asimismo, el certificado de defunción. Este lo habrás obtenido con anterioridad y el justificante de pago de las tasas correspondientes a la expedición del certificado. Por último, has de saber que esta solicitud la podrás hacer también por correo o a través de internet, si así lo deseas.

Junto a él, te recomendamos que pidas también el certificado de contratos de seguros. ¿Por qué? Por si acaso hubiera que cobrar alguna cantidad referente al seguro de vida que tuviera el causante. Esto es importante. ¿Por qué? Porque pasados 5 años desde el fallecimiento este derecho prescribe, y te quedarías sin cobrar.

Acta notarial e inventario de bienes y deudas

Ya hemos presentado todos los documentos necesarios ante el notario y hemos reunido a los dos testigos para que declaren ante él. En este momento, el proceso de la declaración de herederos queda abierto. Quedamos a la espera que el notario determine quiénes heredarán y en qué proporción, con arreglo a lo dispuesto en la ley correspondiente. Dicha declaración será finalmente fijada en un acta notarial que se hará llegar a todos los interesados o llamados a suceder. Pero aquí no acaba la cosa. Después habrá que hacer un inventario para acreditar los bienes que existían en el haber del fallecido. Así se verá en qué modo serán repartidos estos entre los distintos herederos llamados a suceder.

En este inventario, lo más importante será realizar una búsqueda exhaustiva de los bienes inmuebles a nombre del fallecido en todos los registros de la propiedad. Allí es donde sabremos, a ciencia cierta, cuántas propiedades están a su nombre. Seguida de esta comprobación, habrá que acudir a las cuentas bancarias a su nombre, para lo cual viene siendo la mar de útil la relación de las mismas que aparezca en la nómina del fallecido. Por último, habrá que atender a los vehículos a su nombre, así como a enseres personales como son las joyas o mobiliario de su domicilio.

Llegados a este punto, solo nos quedará la partición de la herencia y la toma de posesión de los bienes que a cada heredero le corresponda. Pero ello excede ya del trámite estricto de la declaración de herederos.

[Total:0    Promedio:0/5]

Banner Middle Post

Sobre el autor

Testamenta - Testamentos en un Click

Equipo de abogados de Testamenta para el blog del testamento herencias y sucesiones. Si quieres hacer el testamento online visita www.testamenta.es

Posts relacionados

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Banner Final Post